Archivos

Comentarios Recientes

    Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse.

    Tenía todas las virtudes que me disgustan, y ninguno de los vicios que admiro.

    Hay dos palabras que te abrirán muchas puertas: “Hale y Empuje”.

    Él ama la naturaleza, a pesar de lo que ella le hizo.

    Trabajar nunca mató a nadie, pero, ¿para qué arriesgarse?

    Las chicas “perdidas”… son las más buscadas.

    Nunca he matado a un hombre, pero he leído muchos obituarios con gran placer.

    No tienes nada que no pueda curarse con una reencarnación.

    Tu me agradas, me recuerdas cuando era muy jóven y estúpido.

    Lo importante no es saber, sino tener el teléfono del que sabe.